lunes, 27 de enero de 2014

A. Introducción

ÁNGELES, DEMONIOS Y ALMAS
18  /  julio  /  2017  (última revisión o actualización de cualquier parte de este blog)


RESUMEN

1. Estructura del blog
2. Descripción, contenido y avisos
3. Responsabilidad
4. Acción ordinaria y extraordinaria del demonio
5. Libros y sitios recomendados
6. El demonio en el Catecismo y las catequesis de los ángeles de Juan Pablo II
7. Oraciones de interés
8. Rituales de exorcismos
9. Los sacerdotes bautismales con facultades exorcísticas
10. Poder de exorcismos
11. El demonio en la historia
12. Ciencia y filosofía
13. Juicio particular
14. Verdades de fe, herejías y excomunión
15. Heresiarcas
16. Tipos de herejías sobre el demonio y el infierno: Ver B. Herejías demonológicas
      A. La omisión o minusvaloración del demonio
      B. La herejía de que los demonios existen pero por razones equivocadas
      C. La herejía de que los demonios no existen
      D. La herejía de que la escatología y los novísimos no existen (distopía y apocalíptica)

Protección
Creación

__________________________________________________


1. Estructura del blog


Este blog se estructura en una secuencia de pestañas:


A. DEMONOLOGÍASobre demonología bíblica y magisterial, según la Biblia católica: 

     ANTIGUO TESTAMENTO:
         1. Pentateuco
         2. Históricos
         3. Lírica
         4. Sabiduría
         5. Profetas

     NUEVO TESTAMENTO:
         6. Evangelios
         7. Hechos y Cartas
         8. Apocalipsis

B. EXORCÍSTICA. Los dos válidos y eficaces rituales de exorcismo de 1614 [vigente] 
    y 1998 [vigente]:   
       . Rito 1614/1953   
       . Rito 1998/2004  

C. ANGEOLOGÍA. Sobre angeología según el orden de la Biblia católica:  
       . Angeología (en construcción)





2. Descripción


Bitácora estática de documentos, temporalmente sin admisión de comentarios, sobre exorcística, demonología y angeología (ésta en construcción) realizada por un laico católico, que desea conservar el anonimato, de la ciudad de Barcelona (España).

El nivel de comprensión y dificultad del lenguaje es de grado medio-alto. Hipertextualidad (enlaces), baja; Multimedia (video, infografía), no; Interactividad (comentarios), no.

El exorcismo se realiza cuando existe una certeza moral de que hay una importunación o influencia diabólica. El demonio interfiere en la voluntad, libertad, inteligencia y entendimiento humanos. Por eso, la conducta, el comportamiento y los actos del poseso carecen de la plena responsabilidad porque falta la genuina libertad (Fray Nelson Medina).

Esta falta de libertad es una característica importante para los efectos penales, pues sólo hay pena si hay responsabilidad, libertad o capacidad para discernir y diferenciar entre el bien y el mal.

Esta bitácora contiene un estudio particular sobre la figura del demonio y el diablo, también llamados ángeles apostáticos, dentro del marco de la Escritura, la Tradición, el Magisterio y los escritos teológicos y místicos de la Iglesia Católica Apostólica, hoy bajo el pontificado del Papa Francisco I. 

Correlacionado con lo anterior, se contempla el tema de la condenación, el purgatorio y el infierno, y anotaciones de apocalíptica, escatología y novísimos.

Si la lectura sobre el demonio causa perturbación o molestias de cualquier tipo, se aconseja no continuar leyendo, y consulte dicha situación con un sacerdote idóneo o grupo de liberación.


Nunca jamás desafíe a un demonio ni se enfrente en solitario contra él, siempre saldrá perdiendo. El hombre ha sido creado un poco inferior a los ángeles, y el diablo es un ángel apostático caído, que aún conserva sus fuerzas e inteligencia originales por deseo de Dios; por lo tanto, siempre alejar y alejarse del demonio, ayudado por su ángel de la guarda, sus santos protectores, la Virgen María, San José y las benditas almas del purgatorio.

Recordar siempre que el diablo se adapta inteligentemente a cada tipo de fiel cristiano sea clérigo, laico o religioso, tal como mencionó Evagrio Póntico, "el Monje" (345-399), cuyos maestros fueron san Basilio y san Gregorio Nacianceno (mencionado en el Catecismo 2742 y 2737), en su obra titulada "Tratado Práctico", número 48, donde sintéticamente menciona lo siguiente:

- que contra los seglares (laicos), los diablos combaten usando de forma preferente de las preocupaciones materiales, de las acciones y de las cosas sensibles (objetos), mientras que contra los religiosos, libres de preocupaciones, acciones y objetos por su vida retirada en el Desierto, son inducidos al pecado mediante el pecado interior de los pensamientos, porque la voluntad es difícil de pararla en la atracción de las imaginaciones prohibidas. El Antirrheticos son citas bíblicas contra las proposiciones del demonio tentador; Sobre la Oración también es una obra espiritual importante (Evagrio Póntico, Obras espirituales, Biblioteca de Patrística). 

No se trata de un estudio de un especialista, ni es completo ni es una página oficial

Por tanto, discierna todo lo que se divulgue en esta bitácora, porque puede contener errores, omisiones y conceptos discutibles


No se quede con la lectura de esta página ni de las únicas lecturas por internet: compre libros e infórmese lo más completamente posible. Consulte con especialistas y con las diócesis.  

Contacto: espcatbcn@yahoo.es: respuesta diferida y discrecional por razón de ocupación.
 




3. Tipos de exorcismos


El exorcismo tiene principalmente estas vertientes:


1. Exorcismo mayor, solemne o ritual (sacramental)

Son los Ritos de Exorcismo de 1614 y 1998. Lo tiene en plenitud el sacerdote apostólico (arzobispos y obispos), y además, únicamente el sacerdote ministerial del presbiterado que ha recibido la autorización de su obisp para efectuar rituales de exorcismo sobre posesos.


2. Exorcismo bautismal (rito del  sacramento del bautismo)

Aplicado sobre los catecúmenos en el sacramentos del bautismo. Los catecúmenos no son posesos, sino que el exorcismo bautismal persigue el fin de liberarlos de las importunaciones y reliquias (efectos y consecuencias) de las tentaciones e influencias del demonio en su vida previa al catecumenado.


3. Exorcismo indirecto aplicado sobre objetos exorcizados (sacramental)

Exorcismo sobre el agua, la sal y el aceite que luego son usadas en el exorcismo ritual de personas, y en las bendiciones o consagraciones de lugares (iglesias) y objetos (altares, ajuar litúrgico, campanas) y para el uso en la liturgia pública o la devoción privada.


4. Bendicional del Rituale Romanum de 1962 y 1984

Si es gravosa y compleja la realización de el exorcismo ritual de 1614 y 1998 (permisos del obispo, disponibilidad del exorcista), y dependiendo de las características del fenómeno, el sacerdote ministerial de una parroquia (rector o vicario) puede usar las bendiciones contenidas en el Bendicional del Rituale Romanum de 1962 o 1984, bendiciendo una casa, por ejemplo. 

Los especialistas aconsejan el uso del Bendicional antiguo de 1962, porque bendice de forma teológica clara y contundente.

El Bendicional moderno de 1984 se debe de completar con el decreto De signo sanctæ Crucis in benedictionibus semper adhibendo (14-IX-2002, Exaltación de la Santa Cruz), donde se ordena que los ministros que bendicen personas o cosas han de hacer siempre la señal de la cruz.


5. Exorcismo Magno

El poder exorcístico de los exorcistas y de los obispos contra los poderes infernales, demoníacos y diabólicos que se dirigen contra una ciudad, región, nación, parroquia, diócesis o la Iglesia Universal. (El Exorcismo Magno, Fortea). Se realizó en México el 2015 por el Cardenal Sandoval. Sigue un ceremonial propio, peculiar y excepcional, no existe un ritual oficial de exorcismos magnos.


6. Oraciones de súplicas y exorcismos

Contenido en el Ritual de Exorcismos de 1998, en el Apéndice I. Lo realizó, por ejemplo, el obispo católico de Springfield (Illinois), Thomas J. Paprocki, realizó un exorcismo del estado de Illinois en el 2013, de reparación por los pecados, tras la aprobación del matrimonio de personas del mismo sexo.


7. Exorcismo sacerdotal sobre los demonios del mundo

El sacerdote no exorcista, si bien no puede realizar exorcismos sobre personas poseídas y vejadas por el demonio, no obstane puede exorcizar a solas a los demonios del mundo, pues el código canónico no lo prohibe (El Exorcismo Magno, Fortea).


8. Exorcismo entre los cónyuges


El de los esposos entre sí, es decir, que uno reza por el otro (P. Fortea)


9. Exorcismo de los Rituales de 1614 y 1995


Ver el 1. Exorcismo solemne.


10. Oraciones de súplicas privadas, que pueden ser usadas por todos los fieles en la lucha contra las potestades de las tinieblas

Son oraciones de liberación o exorcismos menores, que pueden ser oficialmente usadas privadamente por los fieles, y están contenidos en el Apéndice II del Ritual de Exorcismos de 1998.




11. El Salmo 109 de la maldición de David

El caso contrario a un exorcismo es la excomunión, junto con el rito del recuerdo de los castigos de Dios en el Salmo 109 de las maldiciones de David.

El obispo de Tarazona dictó en 1252 una sentencia de excomunión menor o entredicho contra toda la Villa y el Señor de Trasmoz por los casos de brujería, aquelarres y ritos paganos.

En el 1511 se sumó contra Trasmoz el ritual de la maldición de David del Salmo 109, que recuerda al impío lo que sucede si Dios actúa contra la no conversión reiterada del pecador grave, y fue realizada por el abad del Monasterio de Veruela con los monjes (cruz cubierta con velo negro, golpe de campana y báculo a cada frase), siendo efectuada por un motivo espiritual: para que los habitantes, de forma conocida y consentida por todos ellos, vieran que era imposible unir el paganismo satánico (brujería) con la fe católica (fuente: Cuarto Milenio, maldición de Trasmoz).

17 Amó la maldición: que recaiga sobre él;
no quiso la bendición: que se retire de él.


12. Oraciones de liberación o exorcismos menores

Oraciones personales o privadas y exorcismos privados no solemnes. Facultades de curación y sanación. Sacerdotes comunes bautismales (Iaicos), religiosos, diáconos y presbíteros sin autorización exorcística ritual


Son las facultades exorcísticas no rituales, cuando no se pueden hacer exorcismos del Rito de 1614 y 1998, llamadas también "oraciones de liberación", exorcismos menores u oraciones privadas o públicas de laicos, sacerdotes y religiosos.

Privadas, en la oración personal, de tipo vocal o mental, o en grupos de oraciones, domésticos o eclesiales, con una intención de liberación demoníaca social o personal.

Públicas, realizadas con permiso episcopal, en una ceremonia pública realizada en un templo o en otro espacio no religioso, con la presencia del poseso o importunados, así como de otros asistentes, acompañantes y ayudantes.

Son propias de los laicos y religiosos no presbíteros, en su condición de sacerdotes bautismales o del sacerdocio común de los bautizados. También se incluyen los sacerdotes del orden presbiterial sin autorización episcopal exorcística ritual, así como los diáconos y los religiosos sacerdotes sin permiso exorcístico ritual.
Todos ellos tienen siempre facultades exorcísticas no solemnes, no rituales de los ritos de 1614 y 1998.

Pueden hacer oraciones de intercesión o deprecativas (nunca imperativas). Si son privadas, siempre estando ausente el poseso (no pueden hacer una ceremonia pública con asistentes y con el poseso presente), no se realiza nunca ante la presencia del poseído para evitar reacciones negativas que puedan lugar a responsabilidades legales. Por tanto, no pueden usar los Rituales de 1614 y 1998, porque no hay (a) un sacerdote, (b) con facultades exorcísticas rituales (c) dadas por un obispo. 

Los sacerdotes sin facultad exorcística episcopal y cualquier laico o religioso, sí pueden hacer exorcismos no rituales u oraciones públicas de liberación, con presencia del poseso y de otros asistentes, en una ceremonia abierta al público, sólo si cuentan con autorización episcopal.
Las facultades exorcísticas no solemnes (liberación demoníaca), junto con otras facultades, y sobre todo la facultad de curar enfermos, derivan directamente de la constitución evangélica contenida en Marcos 16, 17, y son imperativas e indisponibles por ninguna autoridad eclesial o política:

Y estos prodigios acompañarán a los que crean [= cualquier fiel en Cristo, cualquier laico, sacerdote y religioso]: 1º. arrojarán a los demonios en mi Nombre...

Por eso, cualquier fiel, por ejemplo, ante una persona que repentinamente cae posesa (por ejemplo, en una peregrinación o en un lugar sagrado u otro espacio), y no habiendo sacerdotes disponibles en el lugar, entonces en el laico siempre revive esta facultad exorcística no ritual, que es subsidiaria y residual, como un acto u obra de misericordia espiritual, que la puede ejercer rezando interiormente cualquier tipo de oración a favor del poseso, usando de cualquier sacramental (medalla, estampa, rosario, agua, imagen, cruz), y ayudándolo en todo para que no se haga daño (caiga por las escaleras, por un precipicio...).

Santo Rosario: es la oración universal de liberación y sanación. Se dirige a la Virgen María como Corredentora, intercesora y mediadora de todas las gracias. Un ejemplo de rosario de liberación y curación puede ser el del P. Moisés Lárraga:

https://www.youtube.com/watch?v=ZyNW31OnSZM 

Consulte siempre al obispado de la diócesis donde existan grupos o personas que se dediquen al carisma de la liberación demoníaca y de la sanación o curación de enfermedades y trastornos de todo tipo, con el objetivo de saber si tienen licencia o autorización episcopal.

Esta recomendación es necesaria incluso aunque tales grupos o personas de liberación y sanación están publicitados por las parroquias, los monasterios o cualquier grupo o asociación católico, con el fin de evitar estafas, engaños y otros riesgos y peligros sobre la salud corporal y espiritual.

Esto lo ordena la siguiente disposición de la Congregación para la Doctrina de la Fe, titulada "Carta a los Ordinarios del lugar para recordar las normas vigentes sobre los exorcismos", firmado por el Prefecto Cardenal Ratzinger el 29 de septiembre del 1985:  

Desde hace algunos años, ciertos grupos eclesiales multiplican reuniones para orar con la intención de obtener la liberación del influjo de los demonios, aun cuando no se trate de exorcismos propiamente dichos.

Tales reuniones son efectuadas bajo la dirección de laicos, incluso cuando está presente un sacerdote.

Dado que se ha preguntado a la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre tales hechos, este Dicasterio juzga necesario comunicar a todos los Ordinarios la siguiente respuesta:

1. El canon 1172 del Código de Derecho Canónico declara que a nadie es lícito realizar exorcismos sobre personas posesas, a no ser que el Ordinario del lugar haya concedido licencia peculiar y expresa para ello (§ 1), y determina también que esta licencia sólo puede ser concedida por el Ordinario del lugar a un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida (§ 2). Por consiguiente se invita a los Obispos a urgir el cumplimiento de estos preceptos.

2. De estas prescripciones se sigue que no es lícito a los fíeles cristianos utilizar la fórmula de exorcismo contra Satanás y los ángeles apóstatas, contenida en el Ritual que fue publicado por orden del sumo pontífice León XIII; mucho menos les es lícito emplear el texto entero de este exorcismo. Los Obispos procuren amonestar a los fieles sobre este asunto cuando sea necesario.

3. Finalmente, por las mismas razones, se ruega a los Obispos que velen para que –aun en los casos que, excluida la auténtica posesión diabólica, parezcan revelar algún influjo del diablo– personas sin la debida autorización dirijan reuniones en las cuales se hagan oraciones para obtener la expulsión del demonio, oraciones que directamente interpelen a los demonios o traten de conocer la identidad de los mismos.

[Por lo tanto, está terminantement prohibido expulsar, preguntar e identificar demonios mediante la utilización de estos recursos:

- oraciones para obtener la expulsión del demonio
- oraciones que directamente interpelen (requerir, compeler o preguntar) a los demonios
oraciones que traten de conocer la identidad de los demonios]

La formulación de estas normas de ningún modo debe disuadir a los fieles de rezar para que, como Jesús nos enseñó, sean libres del maligno (cf. Mt 6,13).

Además de eso, los Pastores podrán valerse de esta oportunidad para recordar lo que la Tradición de la Iglesia enseña respecto a la función propia de los Sacramentos y a propósito de la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, de los Ángeles y de los Santos en la lucha espiritual de los cristianos contra los espíritus malignos.

Aprovecho la oportunidad para expresar a Su Excelencia mis sentimientos de estima en el Señor.


- Ritual de las Sagradas Ordenes: las Sagradas Ordenes de la promoción a clérigo (Prima Tonsura), Ordenes Menores: Ostiariado, Lectorado, Exorcistado y Acolitado. Ordenes Mayores: Subdiaconado, Diaconado, Presbiterado. (Bilingüe)
Ritual Consagración de Obispo: Ritual oficial bilingüe Latin- Español para la Consagración de un Obispo. Publicado el 11 de abril de 1944, para la Consagración episcopal del Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Juan Hervás Benet, obispo Titular de Alinda y auxiliar de Valencia, hecha el 23 de abril de 1944. (Bilingüe)





4. Responsabilidad

a) El exorcismo solemne es un sacramental, en concreto, una oración oficial, pública, ritual y eclesial de liberación de una posesión corporal demoníaca.

b) El exorcismo solemne lo realiza un sacerdote autorizado por su obispo, y puede libremente seguir los rituales de 1614 o de 1998, además de seguir la lex artis propia del exorcista (los conocimientos generales y consensuados de los exorcistas): todo exorcista siempre está aprendiendo, nunca lo sabe todo, aunque haya realizado miles de exorcismos durante décadas. Los exorcistas pueden contar con la ayuda auxiliar de personas dotadas de dones, gracias y carismas especiales.

c) Sólo Jesucristo libera, nunca jamás el exorcista ni cualquier otra persona interviniente (laico, religioso o clérigo), ni tampoco la Virgen María, los ángeles, los santos o las almas del purgatorio, ni evidentemente el mismo diablo.

d) El exorcismo ritual es la práctica de un servicio que en absoluto tiene garantizado el resultado de la liberación. Un exorcismo puede liberar de inmediato o al cabo de semanas, meses, años... o excepcionalmente, puede llegar a ser a largo plazo y vitalicio, por designio de Dios para un fin espiritual. 

e) Si el exorcismo dura mucho tiempo y es sumamente gravoso, es conveniente la lectura de La Carta Encíclica del Papa Juan Pablo II, Salvifici Doloris, del 11 de febrero de 1984, que dice siguiendo a San Pablo: «Suplo en mi carne —sobre el valor salvífico del sufrimiento, en este caso demoníaco— lo que falta a las tribulaciones de Cristo por Su Cuerpo, que es la Iglesia».

f) Se puede pedir una segunda opinión de otro exorcista, dado que los exorcistas pueden errar, o bien tener un don o carisma especial, o tener algún prejuicio o idea preconcebida, e incluso ser un incrédulo de la demonología y de la exorcística y a pesar de ello, ser nombrado expresamente por el obispo. No obstante, recuerde evitar el peligro de la peregrinación

g) El poseído tiene el deber de poner en conocimiento al exorcista todos los datos relevantes e importantes para el ejercicio de su función:

--- si su posesión es lúcida (conserva la conciencia durante el exorcismo)
--- si hay mejoras o empeoramientos durante el intervalo o ínterin entre dos exorcismos
--- si ha incumplido alguna obligación o prohibición (ir a ciertos lugares o celebraciones, practicar u omitir ciertas acciones)
--- si ha sobrevenido alguna enfermedad o trastorno, físico o psíquico
--- si existen importunaciones del demonio en la fase onírica y lúcida (frecuencia, intensidad, clase y ocasión como durante el trabajo, descanso, celebraciones)
--- si hay fenómenos místicos: visiones, revelaciones y apariciones privadas, audiciones, dones, gracias, carismas, fenómenos preternaturales demoníacos como ideas e imágenes obsesivas o fenómenos observables

h) El poseído, sus familiares, sus amigos, y su parroquia, comunidad o grupo de oración, si son seglares, recuerden que los laicos son la Voz del Espíritu Santo a los que la Eclesiología del Vaticano II ha llamado a “ser profetas, sacerdotes y reyes en medio del mundo” (Lumen Gentium Nº 9, 10, 11 y 12), donde cada miembro del Pueblo de Dios es una pieza fundamental en la gran obra divina que es la Voluntad Divina. Profeta es quien oye y cumple la Palabra de Dios, sacerdote quien hace sacrificios y mediaciones espirituales, y rey quien se domina a sí mismo y sirve a los demás.

i) Recuerde que hay demasiados laicos (incluso profesionales médicos y de la salud mental), clérigos, religiosos y teólogos católicos que no creen en la presencia efectiva del demonio: no discuta con ellos, son herejes en pecado mortal, excluidos de la Iglesia, rece por ellos. Existen psiquiatras que tratan a los poseídos no sólo exclusivamente a través de la medicina y los tratamientos psiquiátricos, sino que reconocen la plena efectividad del exorcismo.




5. Acción ordinaria y extraordinaria del demonio

El exorcismo y la oración de liberación demoníaca son acciones y servicios de amor, caridad y misericordia de los fieles cristianos sobre cualquier otra persona o animal (infestación) que sea importunado por cualquier acción diabólica, demoníaca o de las almas de los condenados.

La máxima jerarquía del mundo demoníaco o diabólico es Satanás, y éste es, por indicación de Jesús en el evangelio de San Juan 8, 41-44, el padre de la mentira y el homicidio, del homicidio de la primera muerte (homicidio o suicidio) y de la segunda muerte (condena eterna en el infierno):

"Vosotros sois de vuestro padre el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Él era homicida desde el principio y no se mantuvo en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando dice la mentira, habla de lo suyo porque es mentiroso y padre de la mentira."

El exorcismo, tanto el realizado bajo los rituales de 1614 o 1998 como el exorcismo no ritual que tienen por naturaleza todo clérigo, religioso y laico, junto con el don de sanación, según el evangelio de San Marcos 16, 14-20, son un derecho y una obligación o deber exigibles para todos los fieles cristianos (clérigos y laicos), y no realizarlos puede constituir un pecado mortal de omisión del socorro y el auxilio debido si no efectúan el exorcismo ritual o de liberación sobre los verdaderamente necesitados, tal como advierte el evangelio de San Mateo 25, 31-46:

“Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis; estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme”.

Pues el exorcismo o la oración de liberación son vestido para quien está indefenso ante la acción asesina del demonio, es dar la verdadera comida y bebida espiritual de la Palabra, es hospedar a quien es forastero del Reino de Dios y de su tranquilidad, es devolver la salud a quien está enfermo espiritualmente, es visitar a quien está en la cárcel o prisión de una posesión, vejación u otro importunamiento demoníacos.

Negar o dudar de la existencia del demonio, del infierno y de la posesión es una herejía por ir contra verdades de fe divinamente reveladas, y por tanto, el católico incrédulo está en pecado mortal. Todo obispo que no dé efectivamente ayuda a los posesos a través del exorcismo también comete un pecado mortal.

El exorcismo es una acción que impide el maltrato demoníaco y diabólico sobre personas y animales. El diablo es una persona angélica apostática dotada de poderes preternaturales que los usa y ejerce efectivamente sobre personas, lugares, cosas y animales, con el fin de causar en las personas un menoscabo psíquico y espiritual, lesiones, golpes, daños, violencia moral y física, destrucción de la integridad física y psíquica, y finalmente, la segunda muerte o pena de infierno por la comisión de un pecado mortal no arrepentido.

El exorcismo sirve para alejar y distanciar al maltratador, el diablo y demonio, para permitir la recuperación de la salud física y psíquica y la integridad espiritual. El demonio tiene un comportamiento violento que puede esconder, en un principio, mediante la consecución de placeres y goces a su víctima.

Hay psiquiatras que nunca reconocerán la existencia de la posesión demoníaca y de otros importunamientos diabólicos (obsesión, vejación, influencias), causado o bien por la asunción personal de principios de filosofía materialista y atea que niegan la existencia de Dios y de cualquier entidad inmaterial (alma, ángeles y demonios) y reducen el cuerpo y mente humanos a una simple sucesión de operaciones físicas, químicas o biológicas; o bien por simples respetos humanos, porque no quieren empañar su honorabilidad profesional (y por tanto, no recibir ayudas, subvenciones y trabajos renumerados). NO admitirán jamás la existencia de las posesiones, vejaciones, obsesiones, influencias e importunamientos demoníacos.  

Estos psiquiatras nunca preguntarán sobre cuestiones relacionadas sobre posesión demoníaca, que ya están reflejadas en los Rituales de 1614 y 1998: presencias, ruidos, luces, voces, olores, plagas, odio a la fe y a Dios, hablar lenguas desconocidas, fenómenos preternaturales y paranormales. La omisión de estas preguntas impiden que el paciente le sea diagnosticada una posesión y le sea proporcionado el tratamiento a través del exorcismo; ello puede causar la ruina completa de la persona poseída, dado que puede quedar incapacitada completamente e internada en un hospital psiquiátrico de por vida por un mal o inexistente diagnóstico exorcístico causado por un psiquiatra negacionista de la posesión demoníaca.

.....

Según el P. Amorth, la acción del demonio se divide en dos acciones, según la intensidad y frecuencia de su acción del mal:

1. Acción ordinaria: las tentaciones

2. Acción extraordinaria:

a) Posesión: del cuerpo; puede ser posesión lúcida o de lucidez si se recuerda el momento de posesión demoníaca.

b) Vejación: agresión sobre la salud (enfermedades de origen desconocido), afectos (divorcio, odios), negocios y patrimonio (quiebras, quebrantos)...

c) Obsesión: agresión psíquica en ideas, imaginaciones, afectos, especies intelectivas (oír palabras, ver imágenes), sueños...

d) Perturbación externa: agresión física con golpes, objetos contundentes (Padre Pío)

e) Infestación ambiental: poltergeist, luces, ruidos, roces, olores, plagas...

f) Infestación personal: maleficios y hechizos, como las intercesiones de unas personas dirigidas al demonio para que haga el mal contra una persona o grupo (matrimonio, familia, empresa, asociación, nación...)

g) Sujección: pacto o consagración personal al demonio


Los rituales de exorcismos de 1614 y 1998, según el P. Amorth, sólo sirven para la posesión corporal de una persona, y sólo puede ser usados por un obispo o sacerdote autorizado por el obispo.

Para el resto de acciones demoníacas, siempre y cuando no generen una posesión (lúcida o no), pueden ser vencidas por la vida de oración, la ascética, el ayuno, los sacramentos (la confesión y la Santa Misa), las obras de misericordia, los sacramentales usados con fe (agua, sal y aceite u óleo exorcisados, medallas, estampas, ), los cuasisacramentales usados con fe (óleos, agua, sangre o lágrimas exsudados de imágenes milagrosas, óleos de ciertos santuarios que no son sacramentales...).

El Ritual de 1998 tiene unas oraciones de liberación que las personas o grupos pueden usar para sí mismos:

- Apéndice II: Súplicas que pueden ser empleadas privadamente por los fieles en la lucha contra las potestades de las tinieblas) 

- Apéndice I: existen unas súplicas y exorcismos que pueden agregarse en peculiares circunstancias:

a) exorcismo eclesial, cuando hay oposición y persecución contra la Iglesia; 

b) oración de liberación ordenada por el obispo para que un sacerdote presida una congregación de fieles, con la intención de orar sobre lugares y cosas que han estado en contacto con la actividad demoníaca.

Según el P. Amorth, no existe en el Ritual de 1998, oraciones de liberación demoníacas para que las personas o grupos puedan usar en beneficio de otra tercera persona, grupo ajeno, lugar o cosa, presente o ausente; tampoco existe un exorcismo magno de tipo social.


Monseñor Lars Messerschmidt, exorcista y Vicario General en Copenhague (Dinamarca), afirma de su labor de exorcista:

"El exorcismo es una forma especial de oración, donde el exorcista, en el nombre de Dios, ordena salir al espíritu maligno. Normalmente, no quiere. Por lo tanto, se convierte en una lucha, a veces física, porque puede tirar, literalmente, a una persona por tierra. En tales casos, necesitamos algunos hombres fuertes para mantener a la persona."

Determina cinco vías de entrada del demonio (síntesis del artículo en [1]):

1. NUEVA ERA Y OCULTISMO. La primera es la puerta al mundo de lo oculto, que es el mundo de los demonios: sanación alternativa, Nueva Era (New Age), clarividencia, cartas del tarot.


2. DROGA Y SEXO. El abuso de drogas o del sexo [la sexualidad está regulada en el Catecismo nº 2331 y ss.]

3. MALDICIONES.
Muchos africanos son perseguidos por los demonios. Yo siempre pregunto si hay alguien que le odia. Si tienen enemigos, a menudo van con un médico brujo y le piden que los maldiga y el diablo disfruta con esta obligación.

4. SINCRETISMO. Las personas de América Latina también necesitan exorcismo porque mezclan el Catolicismo con  sus antiguas creencias nativas. Ese cóctel religioso es demoníaco.

5. SATANISMO. Los jóvenes que involuntariamente se meten en un ambiente satánico, pueden perderse para siempre. Los jóvenes no quieren escuchar, ellos piensan que lo saben todo y eso es muy peligroso. Eso es orgullo y el Diablo salta sobre eso.

[1] religionenlibertad.com/el-exorcista-de-copenhague-mi-calendario-esta-copado-parece-que-hay-39077.htm


[Nota: el ateo, agnóstico o indiferente también pueden caer en la acción ordinaria o extraordinaria del demonio; su problema está, en primer lugar, en que no podrá identificar sus síntomas sufridos con las acciones diabólicas; y en segundo lugar, evidentemente, en que no aceptará ni se acercará al rito de exorcismo o a las oraciones de liberación con el convencimiento de que sólo Jesús exorciza o libera]



6. El demonio en el Catecismo y las catequesis de los ángeles de Juan Pablo II

«Y Líbranos del mal» ("Sed liberanos a malo", "alla pusai emas apo tou ponerou")

El Catecismo de la Iglesia Católica fundamenta la existencia del demonio, especialmente, en la oración del Padre Nuestro, sobretodo en la última petición: "Y líbranos del mal".

Para el Padre Amorth, es una oración de liberación. Oramos para ser librados de todo tipo de males, tanto naturales como personales:

1. Naturales: catástrofes, desastres, accidentes

2. Personales:

a) hombres: pecados propios, pecados o vicios capitales, pecado social o estructural, defectos, deficiencias, carencias, transtornos, enfermedades, magia, hechicería, maldiciones

b) Almas condenadas o perdidas, así como los ángeles apostáticos, demonios o diablos



6. Libros y sitios recomendados

En mi opinión, los mejores son los siguientes:


a) Los mejores sitios observados sobre exorcismo:Agostino Tommaselli:

--- Liberaci dal male: Esorcismi, preghiere di liberazione, angeli, demoni, spiriti disincarnati, de Agostino Tommaselli.

esorcismi.altervista.org

--- Foro sobre exorcismo, que depende de www.fortea.us

forosobreexorcismo.blogspot.com.es

--- En Perú:

http://hermano-jose.blogspot.com.es/


b) Los mejores libros sobre demonología y angeología, en mi opinión, pertenecen al Padre Amorth y al Padre Fortea.

Los del P. Fortea están disponibles en la red, buscando "libros Fortea" o bien yendo a:


http://bibliotecaforteniana.blogspot.com.es/

- Summa Daemoniaca (y suplemento Exorcística)
- Historia del mundo angélico (novelación sobre angeología basada en la doctrina)
- Cyclus Apocalypticus


Enlace con las obras actualizadas por el P. Fortea:

https://drive.google.com/folderview?id=0B57uoR-ea2QJUmQxWjJ5RThVQUU&usp=sharing

Colección completa del P. Fortea sobre demonología: goo.gl/uwStt9


c) Foro de exorcistas del P. Fortea:

http://www.fortea.us/spanish/exorcistas/foroex.htm


d) Sobre Dios sí castiga de Néstor Martínez con referencias teológicas y bibliográficas:

https://web.archive.org/web/20140613210133/http://infocatolica.com/blog/praeclara.php/1406100844-dios-si-castiga


e) Medios de lucha contra el demonio:

i. La lectura y la meditación de la Palabra de Dios (Francisco: llevar un Evangelio de bolsillo), porque esta Palabra vive, actúa y nos llena de la gracia del Espíritu Santo

ii. El Rosario (el demonio odia especialmente a la Virgen)

iii. La confesión frecuente, para reconocernos pecadores humildemente, confesar nuestros pecados y pedir a Dios la fuerza para no pecar más.

iv. La Santa Misa

v. La lucha contra nuestros vicios dejados por el pecado original, para que triunfe el hombre nuevo en Cristo

vi. Revestirse de la armadura de Dios: de Efesios 6, 10-17:

Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con la fuerza de su poder.
11 Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio. 12 Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.
13
Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos. 14 Permanezcan de pie, - ceñidos con el cinturón de la verdad [Neovulgata y Vulgata: state ergo succincti lumbos vestros in veritate]
- y vistiendo la justicia como coraza.
- 15 Calcen sus pies con el celo para propagar el Evangelio de la paz. [Neovulgata y Vulgata: et calceati pedes in praeparatione evangelii pacis]
16 Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno.
- 17 Tomen el casco de la salvación,
- y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=21444
https://www.aciprensa.com/noticias/papa-francisco-el-diablo-no-es-un-mito-y-debemos-combatirlo-52130/



7. Oraciones de interés. 


--- Oración de la Sangre y Agua brotada del Corazón de Jesús:

Es una de las oraciones más poderosas de Jesús, y la dio a Sor Faustina Kowalska, porque contiene la promesa se salvar a la alma beneficiada por esta oración:

"Oh, Sangre y Agua que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús
como Fuente de Misericordia para todos nosotros, en Tí confío." (Diario, 187)


--- Oración de las tres de la tarde:

También está la oración de las tres de la tarde junto con la coronilla de la Divina Misericordia:

"A las tres [de la tarde], ruega por Mi Misericordia, en especial para los pecadores, 
y aunque sólo sea por un brevísimo momento, sumérgete en Mi Pasión, especialmente en Mi Abandono en el momento de Mi Agonía.

Ésta es la Hora de la gran Misericordia para el mundo entero. 

Te permitiré penetrar en Mi tristeza mortal. 

En esta Hora nada le será negado al alma que lo pida por los méritos de Mi Pasión" (...)

(Diario, 1320) [se puede rezar a continuación la coronilla de la Divina Misericordia]


--- Oración revelada a Santa Gertrudis por Jesús para las almas del purgatorio

Permite salvar a 1.000 almas del Purgatorio; se les puede dar una misión, por ejemplo, para ayudar a los exorcistas, los poseídos y los tentados:

Padre Eterno,

te ofrezco la preciosísima Sangre de tu Divino Hijo Jesús, 
junto con todas las misas que se han celebrado en el día de hoy en el mundo entero,

para las benditas Almas del Purgatorio
y los pecadores del mundo entero,
de la Iglesia universal, de mi familia y de mi hogar.

Amen.



8. Rituales de exorcismo. 

Los exorcismos liberan a una persona de una posesión corporal demoníaca y a un edificio de una infestación diabólica.

Según la clasificación del P. Amorth, no sirven para las tentaciones, vejaciones, obsesiones, perturbaciones, infestaciones y sujeciones: sólo si hay posesión corporal; en el caso de la infestación de un edificio, sería suficiente la bendición o la celebración de una Santa Misa.

Ritual de 1998/2004: libera a la persona, cosa y lugar, según dice en su número 4, Apéndice, capítulo I, numeral primero:

""1. La presencia del diablo y de otros demonios aparece no solamente en personas tentadas o atormentadas [posesión], sino también en las cosas y en los lugares que están en contacto, de algún modo, con ellas o su actividad [infestación].

Asimismo pueden hacerse presente en las variadas formas de oposición y persecución a la Iglesia [social].""

Por extensión, además del ritual de exorcismo de la Iglesia, el exorcismo social puede afectar a cualquier universalidad, comunidad o colectividad humana, pero en estos casos se carece de un ritual diseñado ad hoc, por lo que el exorcismo social para la liberación de la Iglesia debería de adaptarse a cada caso; la autoridad competente posiblemente sería el obispo.

También los sacerdotes pueden hacer oraciones personales o comunitarias de exorcismo social o local. Igualmento, los laicos pueden ejercitar siempre su poder exorcístico laical no ritual, dirigido a personas, animales, edificios, la Iglesia y a cualquier otra colectividad humana, mediante las oraciones privadas (en el Ritual del 1998) o comunitarias (las intenciones realizadas en los grupos de oración), y pueden usar de los sacramentales (agua, sal y aceites exorcizados, medallas, estampas, imágenes, cuadros, estatuas, figuras, escapularios y rosarios bendecidos), así como de los medios carismáticos (dones, gracias y carismas del Espíritu Santo) y de la fuerza de la ascética (ayuno, silencio, trabajo bien hecho, sacrificio, resignación), como de la ayuda de los ángeles (el ángel de la guarda, San Miguel) y de las benditas almas del purgatorio, además de, evidentemente, la Virgen María y San José, patrón universal para todo tipo de causas (si olvida a qué santo corresponde un tipo determinado de ayuda, San José sirve para todo).

Los lugares y grupos importunados por las fuerzas demoníacas y diabólicas son variadas. Unos ejemplos:

--- parlamentos, gobiernos, ministros, presidentes, tribunales y juzgados, organismos públicos y oficiales de todo tipo (internacionales, nacionales, regionales y locales); empresas de toda clase (oficinas, consejos de administración, sucursales, direcciones, granjas, minas, aeropuertos, puertos); terrorismo, guerrillas, ejércitos, paramilitares, mafias, organizaciones delincuentes, corrupción, Estados fallidos y débiles; genocidios y crímenes de lesa humanidad y de guerra; en la misma Iglesia: Colegios cardenalicios, cabildos, obispados, abadías, monasterios, congregaciones, asociaciones, movimientos, grupos, parroquias desunidas, sacerdotes pecadores, ministros laicales, seminarios, noviciados.

Los vigentes Rituales exorcísticos de 1614 y 1998 sólo pueden ser efectuados, en general, por exclusiva reserva competencial canónica, o bien por los Obispos y Arzobispos católicos, o bien por los sacerdotes por ellos autorizados de forma expresa. Hay excepciones tasadas para determinados sacerdotes que reúnan concretas circunstancias.

El beneficiario o destinatario final de un exorcismo ritual puede ser cualquier católico o cristiano, y también todo creyente de cualquier religión, incluidos los ateos
agnósticos e indiferentes               .

Los cristianos no católicos también pueden tener el carisma de la liberación de espíritus malignos. 

Si los posesos no son católicos o cristianos, únicamente deben de saber que:

- de un lado, el poder exorcístico o liberativo sólo procede de forma exclusiva de Jesucristo;

- y de otra parte, que tanto el sacerdote u obispo exorcista que utiliza los Ritos de 1614 y 1998, como el grupo de liberación y sanación demoníaco (integrado por sacerdotes, religiosos y laicos), únicamente son sus instrumentos mediadores, sus canales por donde fluye la gracia de liberación.

En conclusión: ni el Papa, ni el obispo, ni el sacerdote, ni el diácono, ni el religioso o monje, ni el laico ni tampoco el teólogo, tanto individualmente como en grupo o comunidad, nunca jamás tienen por sí mismos poderes innatos o poderes suficientes como para expulsar demonios en los casos de posesiones y infestaciones; este poder lo detenta Jesucristo en exclusiva total, completa y absoluta, al ser Dios por naturaleza y Hombre verdadero.



9. Los sacerdotes bautismales con facultades exorcísticas de intercesión 

Según el evangelio de San Marcos 16, 14-20

Los laicos católicos (sacerdotes bautismales) tienen siempre facultades exorcísticas de intercesión o deprecativas, no imperativas.

Cuando los sacerdotes ministeriales (presbítero, cura o sacerdote) autorizados para ejercer el exorcismo se negaran a realizarlo de manera infundada, o bien si los obispos no nombran exorcistas en sus jurisdicciones con grave perjuicio, o bien si no fuera posible acudir al exorcista por un motivo justificado, entonces los laicos pueden recuperar su función exorcística bautismal.

Esta función primaria será siempre de intercesión o deprecativa [=pedir a Jesús por la liberación de o bien una posesión o tentación personal o social, o bien de una maldición demoníaca] nunca de tipo imperativa y ritual [=dar órdenes directas al demonio ajustadas a la formalidad de un ritual exorcístico solemne y formal, con prescripciones que regulan la ceremonia], y será privado, no público, y de rito libre, no formal o no solemne.

es decir, el laico tiene el poder exorcístico privado, no público (no se puede hacer ante el poseído en persona), de rito libre (pero no inventado y desligado de la tradición), sin necesidad del rito formal litúrgico sacramental del Rito de 1614 o del 1998. 

Ello es debido a que los laicos y los religiosos católicos son sacerdotes bautismales provistos de una misión universal instituida por Jesucristo en Marcos 16, 14-20 ("los que crean"), en especial el versículo 17.

Finalmente, de forma universal, y siempre en todo caso, incluso cuando alguien es objeto de exorcismo oficial y ritual, cualquier laico y consagrado católico puede efectuar privadamente todas aquellas oraciones, súplicas y plegarias de petición, intercesión o deprecación de liberación demoníaca a Dios (en especial, para liberar a la gente demonizada y engañada por las fábulas de los falsos profetas y de las ligaduras del mundo).

La función o poder exorcístico ordinario o común de los laicos, también llamados sacerdotes bautismales, permite que los católicos necesitados de liberación demoníaca, pero que no pueden ser auxiliados por los sacerdotes exorcistas por cualquier motivo (incluso porque el exorcista oficial lo haya rechazado del beneficio del exorcismo), se vean obligados por las urgentes e importantes circunstancias de su necesidad de sanación y liberación, a recurrir a los exorcismos de los protestantes, de los brujos y hechiceros.

Todo laico tiene el doble derecho y deber tanto de liberar de las posesiones, obsesiones, maldiciones, influjos, influencias, ataduras, hechizos y circumdatios diabólicos y demoníacos, como también de defender la verdadera doctrina católica de forma pública y abierta frente y contra las herejías de cardenales, obispos, abades, superiores y dirigentes, religiosos, teólogos y laicos con cargos y funciones públicas que niegan, dudan u omiten las verdades del infierno, el demonio, la posesión, el exorcismo.

Ningún respeto humano alguno, sólo modulado por la misericordia y la virtud de la prudencia, contra todos estos consagrados negadores y falsificadores conscientes de la verdad católica, tanto por vía directa como por medios subrepticios y con subterfugios: no tienen la verdad ni son el camino de vida y, por lo tanto, conducen hacia la esclavitud del pecado y la muerte, no dan en modo alguno ni la libertad ni la vida: explicar el hecho de su negación o duda, las consecuencias en relación con el pecado y la excomunión, y rezar por él.

Una supuesta revelación privada sobre la censura de los sacerdotes está en el libro "Mutter Vogls welweite Liebe", del sacerdote alemán Alfons Maria Weigl (1903-1990), con las revelaciones de Mutter Katharina Vogl, editorial Verlag Sankt Grignionhaus (Altötting,1986). El autor tiene otros libros con el coautor Maria Theresa Meyer Bernhold.

[poschenker.wordpress.com/2014/08/04/mutter-vom-grossen-sieg-mutter-katharina-vogl-geb-stoger]
lasset-uns-beten.blogspot.com.es/2008/05/die-geheimnisse-des-heilig-geist.HTML


La Misión universal de los Apóstoles y de los laicos
15 Entonces les dijo [a los Once Apóstoles]:

-- «Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. 16 El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.
17 Y estos prodigios acompañarán a los que crean [= a cualquier fiel, cualquier laico, sacerdote y religioso]:

1º. arrojarán a los demonios en mi Nombre
2º. y hablarán nuevas lenguas;
3º. 18 podrán tomar a las serpientes [= por ejemplo, los demonios] con sus manos,
4º. y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño;
5º. impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán».



 10. Poder de exorcismos. 

Existe una teoría teológico-exorcístico que afirma que, de hecho, cualquier persona del mundo, sea creyente o no, aún incluso que tenga una vida moral irregular, puede tener un poder exorcístico o liberador, porque Dios puede así disponerlo de manera especial y excepcional, en atención al sufrimiento demoníaco que puede sufrir un grupo o comunidad social, dado que todo hombre, con independencia de su creencia o convicción, es hijo de Dios y Él vela por su bienestar si lo ve necesitado de liberación demoníacas (P. Fortea).

El poder exorcístico o liberador, en este caso, siempre procede de Dios, nunca de la persona o de la religión, creencia, espiritualidad, filosofía, convicción o ideología que profese el liberador. Tampoco procede del poder ni de los conjuros, ritos, fórmulas o hechizos realizados.

Por tanto, según esta teoría exorcística, hay que saber discernir claramente en estos casos, discriminando entre la acción excepcional y extraordinaria de liberación, que procede de Dios, y el ejercicio liberativo o exorcística de una persona, perteneciente a una creencia no católica, para el beneficio de una comunidad cualesquiera.

También hay que saber distinguir los casos patológicos: engaños, fraudes, simulaciones y enfermedades, recordando que puede ser compatible a la vez una enfermedad mental 
con una posesión.

No obstante, como afirma el P. Fortea, quien cree en Jesucristo sólo debe de buscar respuestas y soluciones en el interior del catolicismo, y en general, para todo el mundo, sea de la creencia y convicción que sea, nunca jamás debe de recurrir a prácticas oscuras como la brujería, la santería, el vudú, la macumba o métodos parecidos, los cuales jamás podrán expulsar demonios.

Una sociedad donde las personas van a la Iglesia para orar y recibir los sacramentos, y que confiera más importancia a lo espiritual que a lo material, provocará que los exorcistas no sean necesarios. (José Antonio Fortea: "la gente no debe recurrir a la brujería o la santería", RIES).



11. El paso del demonio por la historia. 

El paso por la historia humana del demonio, no se reduce ni agota en las figuras políticas de Hitler, Lenin, Stalin, Pol Pot o Mao y sus movimientos o ideologías políticas o filosóficas, sino también en las modas sociales.

San Ignacio de Loyola dice en sus reglas de discernimiento que ni la desesperación, ni la angustia, ni la tristeza, ni la pesadumbre ni las ansiedades del alma nunca vienen de Dios, sino que proceden del demonio, que quiere desestabilizar el alma para que ésta no pueda acceder con confianza hacia las bendiciones de Dios. Dios quiere que le amemos y que amemos a los otros, sobre todo a los que están a nuestro lado (hermanos, esposos, padres), corrigiendo con amor y pidiendo un favor con amor.

En Occidente, Europa y Estados Unidos, el demonio pasa actualmente a través de la Nueva Era, incluso dentro de la Iglesia, y también pasó recientemente durante los "años del descontrol", del "sexo, drogas y rock&roll", y del "club de los 27 años": "vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver". También en la propagación de ideas hedonistas, al estilo de la "Big time": vivir la vida con total y plena pasión e intensidad de espaldas a Dios (droga, alcohol, sexualidad).

La apología de las drogas de cantantes populares es la responsable de la muerte de muchos jóvenes. (Jaime Barrientos, "Juguetes rotos. El precio de la fama").


Así, tenemos los siguientes grupos y canciones a favor de la droga:

- Lou Reed, Keith Richards, Iggy Pop y Grateful Dead o "The Dead"
- The Beatles: "Lucy in the sky with diamonds",
- Pink Floyd con Syd Barrett: "Interestelar overdrive"
- Cream: "White room"
- The Doors: When the music's over"
- Johnny Cash: "Cocaine blues"
- Rolling Stones: "Cocaine eyes"
- Los Chichos: "Nieve" (pero también puede oírse como un alegato contra la droga)
- Fabio de Migues o Fabio McNamara: "La coca"
- The Velvet Underground y Lou Reed: "Heroin", "Waiting for the man"
- Stones: "White horses"
- Iggy Pop: "Lust for life", "Kill city" 


En el cine, la película Maléfica, y también Hades, Jafar, Úrsula y Cruella, son representaciones del demonio Chernobog, quien los guía y protege (López Padilla y Wikipedia).

El Papa Francisco y el exorcismo

El Papa Francisco envió este octubre del 2014 un mensaje para la Asociación Internacional de Exorcistas en Roma, en especial a su Presidente, el P. Francesco Bamonte. El Papa animó a que la Iglesia ame y acoja a quienes sufren la acción del maligno (demonio o diablo), y lo haga a través del ejercicio especial del ministerio del exorcismo, ejercitado en comunión con los propios Obispos.

El portavoz oficial de la Asociación, el psiquiatra Valter Cascioli ha advertido sobre las consecuencias del ocultismo, satanismo y el esoterismo, que abren las puertas a la actividad demoniaca.

Estos practicantes sufren graves daños sociales, psicológicos, espirituales y morales, y la Asociación de Exorcistas está detectando un aumento preocupante de la actividad extraordinaria del demonio, que se manifiesta en forma de obsesiones, vejaciones y posesiones demoníacas.

Los riesgos de la actividad del demonio aumentan en este momento histórico, debido al individualismo, la superficialidad y la secularización. En estos tres síntomas se evidencia la lucha entre el bien el mal: la lucha contra el maligno es una emergencia.

La fuerza del mal y la oposición al bien de Dios se incrementa por causa de la debilidad de la fe, la falta de normas y valores, y al relativismo cultural. Esta cultura del mal se divulga mediante libros, programas de televisión y películas, las cuales esconden mensajes sensacionalistas diseñados para llegar a las nuevas generaciones, con el fin de conducirlos a la practica directa del ocultismo y el satanismo.
El diablo nos separa de Dios y también separa a las personas y las familias; además, separa de la realidad, porque las actividades secundarias y extraordinarias del demonio pueden causar situaciones de alienación mental si se desconocen (Aleteia/InfoCatólica, 28 octubre 2014).




12. Ciencia y filosofía. 

La visión del demonio y de los eventos espirituales y místicos depende del tipo de perspectiva científica  y filosófica, pues toda ciencia de la salud mental tiene asociada a su lado una base filosófica, es decir, una creencia, cosmovisión, antropología o convicción subjetiva:

1. Psiquiatría, neurología y psicofarmacia
2. Psicología


___


1. Psiquiatría, neurología y psicofarmacia

La medicina psiquiátrica y la neurología tienen un enfoque psicopatológico, de diagnóstico de síntomas y medicalización. Su filosofía y creencia subyacente implícita es reduccionista basada en el naturalismo puro y el evolucionismo del mecanicismo materialista: el ser humano, su vida y su mente, se reducen exclusivamente a una serie de procesos complejos de reacciones matemáticas, físicas, químicas y biológicas, y es ilusoria la creencia en el alma-espíritu y el correlato de Dios, al no ser empíricamente experimentables y demostrables en el laboratorio, susceptibles de simulación informática o de estudio estadístico. 

El consenso u opinión médica psiquiátrica hegemónica actual, se apoya en términos generales en la filosofía del reduccionismo biológico: el hecho demoníaco y angélico (y espiritual por extensión) sería un fenómeno biológico, neuronal, cerebral u orgánico, y las manifestaciones místicas, en especial las demoníacas, serían tratables con fármacos, tratamientos psicológicos u operaciones neuroquirúrgicas.

Por ejemplo, el manual de enfermedades mentales CIE reconoce la existencia de los fenómenos de la posesión demoníaca o diabólica en F44.3, no así el DSM, el cual responde a una implicación más manifiesta en la filosofía naturalista, mecanicista y materialista.


Así, el CIE-10, clasificación F44.3, tiene esta estructura en árbol (ICD-10 versión 2015):

- Capítulo V: Transtornos mentales y del comportamiento
- Códigos: F00-F99
- F40-49: Trastornos neuróticos, trastornos relacionados con el estrés y trastornos somatomorfos
- F44: Trastornos disociativos (trastorno de conversión), antigua histeria
- F44.3: trastorno de trance y de posesión

En el actual DSM-5 no dice nada sobre la posesión demoníaca, y quizás su encuadre más cercano sea la codificación siguiente:

- Trastorno disociativo (489)
- Trastorno de identidad disociativo o TID (496), antes trastorno de personalidad múltiple o TPM
- Trastorno disociativo no especificado (502)
También se han realizado estas consideraciones o recomendaciones en el DSM-5:
- La posesión sería una Interrupción de la Identidad (interruption of conciousness, temporary loss of consciousness o identity interruption)
- El trastorno disociativo de trance se debería de incluir en la categoría de trastorno disociativo no especificado


Existe el agravante de que dichos manuales, el CIE y el DSM, en especial éste último, sólo son descripciones de síntomas de trastornos mentales carentes de validez científica (entendido en el sentido de las ciencias físicas, de la ciencia empírica de experimentación en laboratorio y en la obtención de datos analíticos objetivos), dado que son verdades que son agrupación de síntomas provisionales procedentes del consenso interpretativo de asociaciones de expertos médicos, sobre la denominación y tratamiento de un conjunto de síntomas (por ello se revisan frecuentemente), sin que exista una demostración empírica completa de las bases moleculares, genéticas, epigenómicas, proteínicas y neuronales, al estilo de las analíticas de sangre (por ejemplo: su esquizofrenia se debe a la presencia cuantitativa y cualitativa de estos genes, proteínas y neuronas). 

Y lo mismo se aplica para la psicofarmacología, en constante evolución científica. Existen fármacos que necesitan inversiones de 1.000 millones de euros y la dedicación exclusiva vitalicia de un científico para hallar un medicamento eficaz.

Por esta última razón se ha generado el proyecto Research Domain Criteria (RDoC) desarrollado por el National Institute of Mental Health (NIMH) en contraste y ruptura con el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM) elaborado por la American Psychiatric Association (APA), considerada por el NIMH como una simple agrupación de síntomas por consenso de especialistas carente de validez.

El RDoC se fundamentará en siete parámetros: 1. genes; 2. moléculas; 3. células; 4. red neuronal; 5. fisiología (physiology); 6. conducta (behavior); y 7. datos, manifestaciones o informaciones autonotificadas o autoreportadas por los pacientes (self-reports). Lo contrario del DSM, que se fundamenta en el consenso de una asociación de psiquiatras.
Allen Frances, psiquiatra, director del DSM durante 40 años y en parte del DSM-V, es autor del libro "¿Somos todos enfermos mentales?", donde denuncia la deriva peligrosa, bajo presión económica de las farmacéuticas, para que los psiquiatras inventen nuevas enfermedades, amplíen los síntomas, flexibilicen las normas de diagnóstico y cambien las maneras de definir las enfermedades con simples modificaciones (cita el autismo, transtorno bipolar infantil y el déficit de atención).


2. Psicología 

La psicología tiene un enfoque ideativo, de comunicación, transmisión y recepción de ideas; de base relacional, social, intersubjetivo e interpersonal, fruto de relaciones entre mentes; los psicólogos, en principio, son proclives a aceptar el sufrimiento moral y mental generado por las ideas y no causado por procesos naturalistas y mecanicistas-materialistas (el mal sólo tiene su origen en los procesos físicos y químicos biológicos).

Pero los psicólogos tienen el peligro de poseer una inclinación profesional contraria a la existencia de la centralidad sobrenatural divina, es decir, en la existencia de Dios y de las personalidades angélicas y espirituales -ángeles, demonios, santos, almas del purgatorio y almas condenadas-, y de la realidad de la ley moral natural y divina, que afecta directamente a la personalidad humana y que puede ser hallada en el interior del hombre (ley moral natural y divina en Romanos 2).

El mal no existe y el pecado no existe, estos sólo son sentimientos de culpa formados en la conciencia individual de cada persona, y que por lo tanto, se niega el mal moral y espiritual y el pecado personal, social (Babel) y original (Edén), por lo que
entonces recomiendan erróneamente seguir con la conducta pecaminosa para ser feliz (derecho a la identidad personal, a la libertad individual y a la felicidad en el ejercicio de los actos de realización efectiva de pecado, en especial los de tipo sexual), justificándolos mediante el método de subir la autoestima o propia estima para así fomentar y racionalizar el pecado existente en uno mismo. 



13. Juicio Particular. 

También hay que tener siempre en cuenta que toda persona, tanto si es católica, cristiana o de cualquier otra creencia religiosa, filosófica o ideológica, una vez que muera será juzgada sin excepción alguna por Jesús en el juicio particular.

El juicio del alma se fundamentará según o bien la ley divina (procedente de la Ley de Moisés e interpretadas por el Catecismo de la Iglesia Católica) o bien por la ley natural, ya que ambas, ley divina y ley natural, son coincidentes entre sí al ser creadas por Dios (respetar a los padres, ser puros, no matar, no robar, no mentir), tal como dice la Epístola a los Romanos, capítulo II, versículos 14 a 16 en especial:


14 Cuando los paganos (griegos, romanos, bárbaros), que no tienen la Ley, guiados por la naturaleza, cumplen las prescripciones de la Ley, aunque no tengan la Ley, ellos son ley para sí mismos,

15 y demuestran que lo que ordena la Ley está inscrito en sus corazones.

Así lo prueba el testimonio de su propia conciencia, que unas veces los acusa y otras los disculpa,

16 hasta el Día en que Dios juzgará las intenciones ocultas de los hombres por medio de Cristo Jesús, conforme a la Buena Noticia que yo predico.




14. Verdades de fe, herejía y excomunión. 

Según el Manual de Teología Dogmática de Ludwing Ott, así como en la Ad Tuendam Fidem, hay diversas verdades de fe o divinamente reveladas sobre el infierno, el demonio, la condenación y el pecado:

- El diablo, por razón del pecado de Adán, posee cierto dominio sobre los hombres (de fe)

- Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal van al infierno (de fe)

- Las penas del infierno duran toda la eternidad (dogma de fe)

- La doctrina sobre la existencia del pecado original (de fe, Ad Tuendam Fidem)

- La doctrina sobre la inmortalidad del alma (de fe, Ad Tuendam Fidem)

- La doctrina sobre la retribución inmediata después de la muerte
  (de fe, Ad Tuendam Fidem)



15. Heresiarcas.

Según Ad Tuendam Fidem:

      "...Esas doctrinas (las verdades reveladas divinamente, verdades de fe o dogmas de fe) están contenidas en la palabra de Dios, escrita o transmitida, y son definidas como verdades divinamente reveladas por medio de un juicio solemne del Romano Pontífice cuando éste habla «ex cathedra», o por el Colegio de los obispos reunido en concilio, o bien son propuestas infaliblemente por el Magisterio ordinario y universal.

     Estas doctrinas requieren el asenso de fe teologal por parte de todos los fieles.

     Por esta razón quien obstinadamente las pusiera en duda o las negara, caería en herejía, como lo indican los respectivos cánones de los Códigos canónicos."
 

Por tanto, pueden ser heresiarcas los que de forma obstinada (lo que implica que la Iglesia les ha notificado el error de fe en que incurren y la necesidad de su reforma, y no obstante, no hacen caso e insisten en su error) pongan en duda o negaran (se entiende de forma explícita y pública, que niegan o dudan sin ambigüedad) la realidad del pecado, el infierno, el demonio, la posesión y la condenación, entre otras verdades relacionadas.

Los heresiarcas, por su importancia, pueden ser los siguientes:

--- Cardenales, Nuncios Apostólicos, arzobispos y obispos, Administradores Apostólicos; sacerdotes y diáconos, vicarios, rectores, arciprestes, canónigos y capellanes; religiosos y monjes; abad, deán o prior; Superior de Orden General o Congregación Religiosa, Superiores Mayores o superior o dirigentes de todo tipo con responsabilidad de mando, perteneciente a institutos, entidades, comunidades y asociaciones religiosas y nuevas comunidades o realidades eclesiales; teólogos y profesores de religión; seminaristas y novicios; y finalmente, cualquier tipo de laico católico, sobretodo escritor, periodista o interviniente en medios de comunicación social, como radio, televisión, libros, revistas e internet.


Para ser declarado heresiarca (hereje), la autoridad legítima (Papa u obispos) han de actuar por sí de oficio o a instancia de parte, en este último caso mediante denuncia, para que se inicie el procedimiento legal, y si se demuestra la "pertinancia", entonces son removidos (cesados) de su cargo mediante el proceso debido.

Lo parecido para teólogos, sacerdotes, diáconos, profesores y cualquier otro católico de los reseñados. Y los obispos, sacerdotes y diáconos, en la Iglesia Católica Occidental, conservan el ministerio ordenado, el orden, pero pierden la jurisdicción.

Para cometer el delito hay que saber que, al realizar la herejía, uno incurría en excomunión. Si no lo sabía o dudaba, no incurre en excomunión. Para incurrir en una excomunión automática, se debe conocer antes con seguridad.

Esto es frecuentemente aplicable a los laicos, pero los consagrados y teólogos, sobretodo los cardenales, obispos, abades, superiores y dirigentes mayores, sacerdotes, diáconos y religiosos, por el poder que ostentan y la instrucción teológica recibida, no pueden alegar desconocimiento de las verdades de fe y moral católicas: un artillero no puede negar la existencia de la pólvora, ni el pescador la red.

La herejía en un consagrado cualesquiera es, por principio, gravísima en grado superlativo, porque afecta no sólo a sí mismo, sino también a miles o millones de almas por razón de la jerarquía de que disponga. Los sacerdotes, comentó un santo, nunca se salvan y condenan solos, sino que llevan o arrastran a cientos o miles de almas más (sus fieles, sus discípulos).

Resumen:

QUÉ ES HEREJÍA

Canon 751: Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos.

VERDAD DE FE DIVINA Y CATÓLICA

Canon 750 § 1: Se ha de creer con fe divina y católica todo aquello que se contiene en la palabra de Dios escrita o transmitida por tradición, es decir, en el único depósito de la fe encomendado a la Iglesia, y que además es propuesto como revelado por Dios, ya sea por el magisterio solemne de la Iglesia, ya por su magisterio ordinario y universal, que se manifiesta en la común adhesión de los fieles bajo la guía del sagrado magisterio; por tanto, todos están obligados a evitar cualquier doctrina contraria.

SANCIÓN CANÓNICA

1. Canon 1364: excomunión latae sententiae

2. Modificaciones a las Normas de los delitos más graves de 21 de mayo de 2010, art. 2º: son delitos muy graves con reserva a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

3. Canon 1184, 1. 1º: negación de las exequias eclesiásticas “a los notoriamente apóstatas, herejes o cismáticos”, salvo que haya manifestado algún signo de arrepentimiento antes de morir.

4. Canon 1041, 2: irregular para recibir las órdenes sagradas “quien haya cometido el delito de apostasía, herejía o cisma”.

5. Canon 194, 1. 2º: remoción del oficio eclesiástico ipso iure “quien se ha apartado públicamente de la fe católica o de la comunión de la Iglesia”.



16. Tipos de herejías sobre el demonio y el infierno: Ver B. Herejías demonológicas 




FIN



_____________________________________________________________________

Protección:

  • Este trabajo y sus lectores y beneficiados se ponen bajo la protección de las advocaciones marianas de la Virgen de Montserrat, la Virgen de la Merced de Barcelona, la Virgen de la Cinta de Tortosa y la Virgen del Pilar de Zaragoza, el Arcángel San Miguel, San Juan Bautista, Beato Álvaro de Córdoba, Santa Gemma Galgani, San Pío de Pietrelcina, San Antonio María Claret, San Raimon de Peñafort, San Vicente Ferrer, del exorcista religioso carmelita descalzo Beato Francisco Palau y Quer, O.C.D. (padre espiritual del exorcista P. Amorth), del Santo Patriarca San Benito, el Beato Bartolo Longo (fundador del Santuario de la Virgen del Rosario de Pompeya), así como de los beatos exorcistas Beato Francisco Palau y Beato Guillermo de Tolosa
Creación:

Finalizó la publicación en este sitio el día 26 de diciembre del 2013 (previo estudio durante 2012-2013), cuando se celebraron las festividades de: San Esteban; San Arquelao, obispo; San Dionisio y San Zósimo, Papas; San Eutimio; San Nicodemo el Consagrado; Santa Vicenta María López y Vicuña; Beatos Bentivolio de Bonis, Segundo [Secondo] Pollo (sacerdote de Vercelli), y los Mártires de Songkhon (Tailandia). 

_______________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.